Músculo, grasas y ejercicio

Durante los últimos 20-30 años se ha comenzado a estudiar el papel "extra" que tienen los tejidos que conforman nuestro organismo. Es así como se ha llegado a asombrar la fisiología del ejercicio, que junto con estudiar y comprender los efectos fisiológicos post-ejercicio, han descubierto nuevas actividades relacionadas al adipocito (grasas) y al miocito (músculo).

Estudios del tejido graso revelan que este es responsable de más de 80 sustancias secretadas en sus células (adipocito) llamadas Adipocitoquinas, siendo las que están asociadas a la actividad metabólica (leptina: participa en la regulación del apetito; resistina: asociada a la causa de resistencia a la insulina; y adiponectina: estimula oxidación de ácidos grasos y aumenta sensibilidad a la insulina) las que generan un mayor interés de estudio, puesto que estas están asociadas a enfermedades metabólicas.

Se ha llegado a comprobar la relación entre el porcentaje de masa grasa y el porcentaje de masa muscular, concluyendo que: porcentaje de grasa elevado, relacionado con la obesidad (>25% hombres y >30% mujeres) asociados a una baja estimulación y entrenamiento de la musculatura (causando sarcopenia: pérdida de masa muscular) son potentes causas de enfermedades metábolicas (resistencia a la insulina, dislipidemias, etc.)

Un tejido graso sano está vinculado estrechamente al tejido muscular, ya que un exceso en la cantidad total del adipocito provocaría "daños" en las adipocitoquinas que produce. Por tanto, es el músculo esquéletico el responsable de regular el exceso del tejido graso, ya que en sus celulas se oxidan la mayor cantidad de grasas.

Un músculo esquéletico entrenado, con capacidad para utilizar de combustible lo que comemos, nos mantendría sanos y mucho menos propensos a padecer alguna enfermedad metábolica.

El llamado es a entrenar a nuestro mejor aliado y protector en este caso, con responsabilidad y con profesionales capacitados para guíar el proceso de entrenamiento.

Referencias:

themedicalbiochemistrypage....

Apuntes de cátedra Fisilogia del ejercicio, U Mayor, 2014

Guía contemporanea de ejercicio y salud (Saavedra y cols, 2007)

1 Reply

oldestnewest
  • La conclusión es que un trabajo muscular apropiado es la única forma de quemar grasas. A trotar o subirse a una bicicleta entonces.