#Psoriasis le cambió la vida

#Psoriasis le cambió la vida

A Víctor Barajas le gustaban las actividades al aire libre. Pero una enfermedad de la piel lo obligó a dejar todo eso atrás por un tiempo.

"Yo jugaba futbol pero tuve que dejarlo. No podía ir a la playa ni a las albercas porque mi cuerpo estaba lleno de manchas", dijo Barajas, de 54 años, quien ha estado sufriendo de psoriasis por más de 20 años. Barajas es uno de los más de siete millones y medio de personas que sufren de esta enfermedad en Estados Unidos.

Los primeros síntomas en Barajas aparecieron en 1991, con un parche rojo en una de sus piernas, al que al principio no le dio importancia.

"Cuando fui al doctor ya estaba grande. En aquella época fui al Hospital y me dieron una pomada porque no estaban seguros de lo que era todavía", dijo Barajas.

Con el tiempo siguió visitando médicos hasta que le diagnosticaron la enfermedad, la cual solo le trataban con ungüentos e incluso probaba lo que le recomendaban las personas que conocían de su mal.

"Me dijeron que no tenía cura", dijo Barajas.

Mientras tanto, la psoriasis continuaba diseminándose por su cuerpo. Cuando comenzó su enfermedad, Barajas dejó su trabajo en un taller mecánico porque pensaba que los químicos que usaban para limpiar los hierros le estaban afectando la piel.

Para cuando se le extendió a la cara, ya no pudo trabajar por temor al rechazo de la gente. Sin embargo, en los últimos siete años trabajó para una persona que recoge chatarra y comprendía su enfermedad.

señala que la enfermedad puede ser hereditaria o como consecuencia una reacción del sistema inmunológico y puede aparecer antes de los 20 o después de los 60 años.

Barajas tenía 31 cuando la enfermedad apareció y no recuerda que alguien de su familia la haya sufrido.

La enfermedad no tiene cura y solo el tratamiento adecuado puede ayudar a controlar efectivamente la enfermedad

"Estoy feliz con los resultados del tratamiento ", dijo Barajas., quien hace poco más de un mes comenzó a trabajar a tiempo completo en una chatarrería en el Este de Los Ángeles.

Aunque la enfermedad no es contagiosa, la persona puede sufrir el rechazo de quienes lo ven en la calle y desconocen sobre ella. Es lo que ha tenido que enfrentar Barajas desde la aparición de la psoriasis hasta ahora.

"Uno no es que se esconda sino que trata de evitar las preguntas de la gente", dijo Barajas.

Su dolencia lo ha hecho más consciente de lo que es sufrir una enfermedad y no saber dónde buscar ayuda.

Para mayor información sobre psoriasis puede visitar la página web fundacionpsoriasis.com

tel 01 800 2867610

no esta solo podemos ayudarle a controlar la #psoriasis

oldestnewest