Tips para cuidar y proteger la piel

Tips para cuidar y proteger la piel

la piel, el órgano más grande del cuerpo y nuestra carta de presentación, sufre las condiciones climáticas de las estaciones del año. En nuestro país, por ejemplo, se presentan estas cuatro temporadas con climas muy particulares y propios. El frío del invierno, el viento del otoño, la sequedad de la primavera o el calor del verano tienen una influencia considerable en nuestra piel y causan un constante deterioro si no tomamos las precauciones necesarias ante estos agentes externos.

También, las características de la piel tienen una íntima relación con cada uno de nosotros: nuestra alimentación, tipo de vida, situación hormonal, tipo de trabajo que realizamos y antecedentes personales y familiares, entre otras cosas, demarcan sus características y especificidades.

Por eso se habla de factores intrínsecos y extrínsecos que condicionan el tipo de piel a lo largo de los años.

Los factores internos son:

* La raza (las pieles más claras tienen mayor sensibilidad a las radiaciones UV y a los efectos negativos de éstas).

* El sexo.

* La edad.

Los factores externos, por su parte,son los que se relacionan con el medio externo y modifican las características de la piel.

La humedad (que al modificarse en el ambiente en ocasiones no puede ser balanceada por los mecanismos normales) y el viento seco que la deshidrata provocando prurito, son agentes que la afectan mucho. Se debe tener en cuenta, también, que el viento transporta impurezas que pueden ocasionar traumatismos excoriaciones o irritaciones.

El frío húmedo produce enrojecimiento mientras que el frío seco suele ocasionar desecamientos con fisuras y la torna áspera al tacto.

En cuanto al cuidado de la piel se debe tener en cuenta que los tres pasos fundamentales que hay que seguir son: higiene,tonificación e hidratación. Para ello, debemos utilizar los productos adecuados a cada tipo de piel

Los efectos del invierno en la piel

En esta época del año, las personas con piel sensible suelen presentar enrojecimiento, descamación, prurito o ardor.

La hidratación debe realizarse, en estos casos, en toda la superficie (desde la planta de los pies hasta la cara) con cremas o emulsiones especialmente adecuadas para cada tipo de piel y a la localización. Las cremas para la cara, por ejemplo, pueden ser diferentes a las cremas para el resto del cuerpo. prefiere las cremas naturales organicas evita las cremas con parabenos y dimeticonas que tapan el poro

Cuidar el rostro

La higiene tiene como objetivo eliminar los contaminantes y los gérmenes adheridos a la piel a lo largo del día. La tonificación mejora la capacidad elástica y reactiva de la piel y la hidratación debe realizarse con el producto adecuado al tipo de piel, ya sean emulsiones o cremas.

Por último, no debemos olvidar que es imprescindible el uso de protector solar(factor 30 o mayor) en zonas expuestas, cara, cuello y manos durante todo el año. busca un protector biodegradable sin quimicos, Esta es la mejor manera de prevenir tanto el fotoenvejecimento como la aparición de lesiones malignas.

oldestnewest

You may also like...