HIPERTENSIÓN PULMONAR

HIPERTENSIÓN PULMONAR

General

Hipertensión pulmonar es el nombre simple dado a un problema de salud complejo—cuando la presión de la sangre en la principal arteria en los pulmones se encuentra persistentemente alta, perjudicando al corazón y su habilidad de bombear la sangre, producto de que el corazón tiene que bombear contra presiones mayores a las normales. La enfermedad afecta a personas de todas las edades y razas, aunque algunas personas están más propensas a desarrollar la hipertensión pulmonar. 

La Hipertensión pulmonar está dividida en dos categorías principales:

1. Hipertensión arterial pulmonar idiopática o primaria, que no tiene causa conocida

2. Hipertensión pulmonar secundaria: que es el resultado de otras enfermedades—incluyendo el escleroderma, la anemia de células falciformes, el lupus, la afección hepática crónica, y el VIH – o el uso de medicinas de dietas como Fen-phen

Diagnóstico y Síntomas

Con frecuencia, la hipertensión pulmonar no es diagnosticada de una manera oportuna porque frecuentemente sus síntomas iniciales son atribuidos a muchas otras condiciones.

Algunos de los síntomas de hipertensión pulmonar incluyen:

- Dificultad al respirar[/size]

- Dolor del pecho

- Fatiga

- Mareos o desmayo

- Tobillos y piernas hinchadas

- Labios y piel azulados

Estos síntomas pueden parecer comunes y corrientes, pero afectan severamente la habilidad de un paciente con hipertensión pulmonar de llevar una vida normal. Actividades simples, como el caminar, vestirse, o limpiar la casa, pueden ser difíciles de realizar. Por eso, una persona que tiene una apariencia normal y saludable puede tener problemas al hacer algunas funciones básicas por causa de la hipertensión pulmonar.

Aunque  en EEUU hay más de 100,000 personas diagnosticadas con hipertensión pulmonar, pueden haber miles de otros cuya enfermedad no ha sido diagnosticada todavía. Muchas personas pueden padecer de hipertensión pulmonar sin saberlo o haber sido diagnosticadas incorrectamente con enfermedades menos severas como el asma.

Tratamientos

Hasta el 1990, no había ningún tratamiento aceptado por la profesión médica para la hipertensión pulmonar. Pero ahora los pacientes tienen varias opciones para consultar con sus doctores, aunque todavía no hay cura conocida.

El tratamiento que lleva más tiempo en uso es muy costoso y serio para el paciente. Requiere el uso de una bomba que administre continuamente la medicina directamente al corazón por medio de un catéter por lo que dificulta a la mayoría de los pacientes:

- Tener un trabajo regular y mantener una situación financiera fija.

- Viajar, por la dificultad de las sillas de ruedas, los abastos de oxígeno, y la seguridad.

- Controlar la náusea y vómitos por los efectos de la medicina.

Las metas de los tratamientos para pacientes con hipertensión pulmonar, como medicinas, oxígeno, y transplante, son:

- Tratar la causa fundamental.

- Reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

- Evitar que se formen coágulos de sangre que pueden ir a tapar otros organos.

- Aumentar el abasto de sangre e oxígeno al corazón, para reducir su carga de trabajo.

Pronóstico

Datos recientes indican que la expectativa de supervivencia está mejorando. Algunos pacientes viven con esta enfermedad 15, 20 años o más. Con las investigaciones que se están llevando a cabo, con fondos privados o de gobierno, este puede ser el mejor tiempo para los que sufren de hipertensión pulmonar.

Muchas nuevas investigaciones están en camino, incluyendo estudios básicos y genéticos, desenredando los misterios moleculares del proceso de la enfermedad, y del desarrollo de nuevos tratamientos médicos. No es difícil creer que podamos encontrar una cura para la hipertensión pulmonar.

Fuente: Modificado desde phassociation.org/page.aspx... (Asociación de Hipertensión Pulmonar de EEUU).

Imagen: By Blue0ctane at en.wikipedia (Transfered from en.wikipedia) [Public domain], from Wikimedia Commons

Last edited by
oldestnewest