PARE LA DIABETES Y CURE SU HIGADO GRASO OVARIOS POLIQUISTICOS HIPERINSULINISMO GRASA EN LA CINTURA HIPERTENSION OBESIDAD TRIGLICERIDOS

PARE LA DIABETES Y CURE SU HIGADO GRASO OVARIOS POLIQUISTICOS HIPERINSULINISMO GRASA EN LA CINTURA HIPERTENSION OBESIDAD TRIGLICERIDOS

Diabetes. Por qué su tratamiento no sirve.

7 am Primera glicemia del día, 140 mg/dl… Auch. Se empatucaron sus órganos. No importa. Para eso, su Metformina con Glibenclamida (que usualmente le baja el azúcar más allá de lo deseado) o si su médico se actualiza, Vildagliptina o Sitagliptina que no producen hipoglicemia (o si ya se inyecta, la insulina que le ha aumentado los 15 kilos de estos 9 meses). Acto seguido, el famélico cereal con leche descremada y una pieza de fruta fresca, o una desabrida tortilla de 2 huevos (claras únicamente) con una rebanada de pan sin mantequilla. Ya desayunado, procede a reducir la retención de líquido que le produce el cereal o la fruta diligentemente indicada por su nutricionista. Para ello, su médico ha prescrito un diurético “suave” que bota Magnesio y en consecuencia, que le aumenta el riesgo a infarto, cáncer, y Alzheimer. 7:20 am Se prepara para el efecto secundario que casi siempre le da a media mañana. ¿Cuál será hoy? ¿La ansiedad repentina por harina o dulce? ¿La sensación de bajón a las dos horas del desayuno? ¿O tan sólo los calambres en las piernas? 9 am ”Bajón a las dos horas del desayuno”. Usted está preparado.

Fruta nuevamente, que aunque le saca barriga, también le saca de la hipoglicemia que le produce la Glibenclamida o la Insulina. 12 pm Medio día. Su médico ha prescrito ejercicio. Caminata que inicia con la falta de aliento que le produce el betabloqueante de la noche anterior, pero que combate eficazmente con una bebida “para diabeticos” que le aportan las calorías que se quitó con el ejercicio. 1 pm Segunda comida. Para hoy, una buena sopa de celery baja en sal y un sobre de galletas integrales alto en fibra. Ambos, para acompañar su lata de 120 gr de atún cargado en Omega 3 y media taza de papa al vapor que sube la glicemia por encima de 140 y que en consecuencia le empatuca los órganos. Sin embargo, nuevamente, no importa. Para eso su segunda medicina “de diabetes” del día. ¿Cuál? Nuevamente la Glibenclamida (o si se inyecta otra vez la insulina). Droga que habrá de nivelar el azúcar elevado por la papa insípida que se acaba de comer, y que cuando no la come, le produce el “bajón” de las 3 pm que ya sabe atender. Bien. Y su primer betabloqueante. Pastilla que, como dijimos, produce su mareo y fatiga, pero que aguanta porque es la única manera según su doctor, de evitar la descarga de adrenalina que su cuerpo produce y que, inevitablemente, le elevaría la tensión arterial (pero que con Magnesio también se evitaría). 3 pm. “Bajón de azúcar”. Hoy fue un día sin papa. Su nutricionista le regaña. Su médico le regaña. Usted necesita carbohidratos. Esas dietas locas de usted. ¿Quiere perder peso? Haga ejercicio. La papa es necesaria. Es la energía, le dicen. Pero usted, cuando la come se le baja la suichera. Y cuando no la come, la Glibenclamida también se la baja. En fin, los doctores saben. Hay que seguir el día. ¿por dónde ibamos? Ah, si. Por el bajón de las 3pm. Se rescata con su fruta o en su defecto, con su chocolatico que le calma “la ansiedad” (o ese “hambre que no es hambre sino ganas de comer” y que también le empatuca y le saca barriga). 8 pm. Cena (si se inyecta, su penúltima insulina), consomé desgrasado y un plato de avena. Cereal bajo en grasa que a las dos horas eleva su glicemia por encima de 200 y le empatuca los órganos, para lo cual todo está previamente calculado. Le indicaron Pioglitazona (si no se inyecta, de lo contrario vaya ahora mismo a que se la suspendan. Triplica su riesgo a tener infarto si se toma en el mismo tratamiento junto a las inyecciones de insulina.). Medicamento que retiene líquido, aumenta su riesgo de osteoporosis y engorda, pero que corrige su glicemia elevada por el cereal indicado por su nutricionista eficazmente. Y finalmente, una pastilla para el colesterol y otra para los triglicéridos. La primera, una Estatina que lleva 5 años tomando y que anualmente roba el 5% de su masa muscular. Y aunque el músculo es el único tejido capaz de revertir su diabetes, igual hay que tener el colesterol normal. Y la segunda, un medicamento de continuará enmascarando el problema de base. Desaparece los triglicéridos, pero no la Neoglucogénesis Nocturna Aumentada (producción de azúcar en el hígado), que es la que produce los triglicéridos y que además es la que aumenta el riesgo a tener infartos (así, usted se quita los triglicéridos, pero no se quita el riesgo a infarto). 10 pm. Último betabloqueante del día para enmascarar la deficicencia de Magnesio. Y que en consecuencia, permite la producción de sus cálculos renales, de su degeneración articular, de su fatiga, de sus dolores articulares, y de su insomnio. Y que además, como ha descubierto, le disminuye el desempeño sexual. Pero no importa. Para el sexo, está muy cansado. Y además, sin el betabloqueante no podría dormir (por las taquicardias que también se quitarían con Magnesio, pero que su médico no lo sabe). 11 pm Hora de dormir. Pastilla para dormir (que no fuese necesaria con Magnesio). Ahora se trata de una bensodiazepina que roba la memoria y la habilidad cognitiva, y en consecuencia que ayuda junto a su falta de Magnesio, a que usted sea del 50% que a los 85 tiene Alzheimer. Pero hay que dormir. Mañana es un día fuerte. Día siguiente. 7 am. Primera glicemia del día. Auch… 140 otra vez… empatucado otra vez. No importa otra vez… para eso, nuevamente la Metformina con Glibenclamida que le baja el azúcar más allá de lo normal o si su médico se actualiza, Vildagliptina o Sitagliptina…

Misma historia una y otra vez… día tras día… sólo que con el tiempo… más barriga, más medicinas, menos músculo, más fatiga, y usted que se se hace la misma pregunta, “¿Cuándo, Larry, veré la mejoría?”. “Nunca”. Porque su tratamiento no revierte la diabetes. Su tratamiento, o lo empatuca, o le saca barriga. Pero no revierte el proceso. Enlentece el proceso. Pero no lo revierte. Retarda la aparición de las complicaciones. Pero no evita la aparición de las complicaciones. Si quiere corregir su tratamiento, llévele a su médico el libro PARE LA DIABETES solicitándolo en drludwigjohnson.com. En él conseguirá una guía paso a paso para que lo logre. Hágalo. Usted y su familia lo merecen. Nunca es tarde. Recuerde que atacar la consecuencia, controla la enfermedad. Atacar la causa, la revierte. Reciba un gran saludo.

Dr. Johnson.

2 Replies

oldestnewest
  • Cuanto drama yo no publique ser diabetica y que alarmante eres me retirarè de tu pagina, que barbaro, pero si eres fatalista 100%

  • solo coloque esta publicasion que es una parte de un blog de un medico muy ecertado no solo en diabetes sino en varios temas, y no lo digo por ti, lo digo y o mejor escribo con el objetivo que nosotros nosdemos cuenta y conozcamos que enfermedades podemos padecer y en este caso escribi un post de diabetes pero no es nada personal ,, iste molesta disculpa no es por ti y por nadie solo lo hago por ayudar, pero puedes retirarte, no es bueno hacer algo encontra de lo que dice el corazon,,, Dios te bendiga, y nuevamente pido disculpas si en algo te ofendi, solo queireo que publiquen y lean estas cosas que ayudan, exitos